domingo, marzo 08, 2009

Steve Kilbey - Oenone


Portada de Painkiller, por Steve Kilbey

¿Qué puede pasar por la cabeza de una persona que saca, de pronto, cuatro produciones al hilo? La respuesta parece fácil y te brota de los labios: muy poco y muchas veces. Pero no pensarías lo mismo si habláramos de una persona que ha estado en vigilia durante siete años esperando el momento propicio para dar el golpe preciso, al margen de la industria y de su propia banda. Como el luchador que lanza el puño invisible cuando está arrinconado. Sí, como Mickey Rourke, date el gusto de decirlo.


Por artman8764, en Youtube

Mencionamos semanas atrás que The Church, la mítica banda australiana, regresaba este año por partida triple (un álbum, dos EP). Pues bien, esto no es suficiente para Kilbey, vocalista y compositor del cuarteto, autor de una de las obras más copiosas del rock oceánico y firmante de la mayoría de temas de "El momento siguiente", último álbum de la banda fechado en el 2007. En paralelo, este hombre implacable posee una actividad solista que reconoce ya cuatro discos, el último de ellos publicado hace siete años.


Song for the masking, por artman8764, en Youtube

"Painkiller" es la primera piedra del nuevo camino labrado por el artesano del new wave. Melodías pop sólidas, convencionales en la mayoría de casos, recubiertas de capas de psicodelia que convierten a los temas en bloques de hielo echados al fuego. Así, por ejemplo, la letanía interminable de "Not what you say", el tema final de once minutos, un largo cuento sobre el dolor contado por una voz cansada en mitad de la neblina. O la más relajada -y exaltada- "Oenone", una aventura con el ánimo hasta el tope de ácida emoción.


Not What You Say - Steve Kilbey from David Duchow on Vimeo.

Pero tan ampulosa obra incluye también, es inevitable, momentos de poca inspiración como "Crystaline rush", pequeño bostezo en la mitad de la ópera. Pero no un resbalón que reduzca el mérito de un disco pensado en grande por una de las personalidades musicales más grandes de Australia. Inluso, la crítica habla de su mejor trabajo solista, un mérito enorme para alguien capaz de seguir publicando como si de eso se tratara seguir con vida.

Oenone.
Steve Kilbey.
Welwyn, Inglaterra - South Gales, Australia.
Álbum: Painkiller, 2008.

3 comentarios:

Javier dijo...

Painkiller me parece un disco estupendo aunque a veces es un tronco bastante indigesto, sobre todo por la última pista a lo Brian Eno que se marca el amigo Kilbey. Hay que enfatizar que el disco, salvo canciones como "Wolfe" o "Forever Lasts For Nothing", que ya estaban compuestas mucho antes, fue creado a lo que saliese, queriendo Kilbey que fuese lo más espontáneo posible.

Todavía no tengo claro si es el mejor disco de Kilbey en solitario hasta la fecha, porque "Remindlessness" es otro CD que necesita mucho estudio y escuchas adicionales. Aunque son arcanos bastante indescifrables, me encantan todos sus trabajos, y eso que los primeros no estaría mal que fuesen regrabados con una mejor producción.

Puedo decir que gracias a The Church, se me han abierto las puertas a las maravillas personales de Kilbey, Koppes y Willson-Piper, que son tan estimulantes como todo lo hecho por la banda.

leggiere dijo...

Qué bueno encontrar a alguien tan conocedor de la obra de The Church! Tienes razón cuando mencionas que "Remindlessness" necesita varias escuchas... diría que docenas; este "Painkiller" me parece más maniobrable por el mismo hecho de estar pensado en free style. Me gusta mucho, pese a los momentos secos, podría decir que es el que más me gusta de Kilbey, pero no he escuchado todos sus discos solistas. Un gran saludo.

L.

Gaucho Divino dijo...

Sin haber escuchado ni tan siquiera uno de los trabajos en solitario de Steve Kilbey, tengo fe ciega en su música y estoy seguro que son soberbios, abrumadores, poliédricos, místicos. Además de ultrafan de The Church (tuve ocasión de verles en directo en los 80s y eran realmente demoledores) disfruté mucho lo que grabó con el desaparecido y genial Grant McLennan. Saludos y enhorabuena por este espacio!