martes, marzo 17, 2009

Röyksopp - Tricky tricky



Más allá del feo nombre del álbum, "Junior", hemos de anunciar que el indie electrónico acaba de llegar a un nuevo nivel. Röyksopp no solo se ha puesto a la vanguardia de un estilo a veces subvalorado: está retando a los detractores a demostrar que pueden hacer algo mejor con instrumentos o con computadoras. Y así como suena el maldito disco está bien duro que lo consigan.


La magnífica Tricky tricky

"Junior" parece salido de algún manual de hipnotismo. Once cortes implacables, violentos, que no dan tregua ni para tomar un vaso de agua. Es probable que Torbjørn Brundtland y Svein Berge, lo dos geeks que forman la columna vertebral de este combo, hayan pasado meses enteros bajo tierra condensando cada segundo para separar la paja del grano y entregar al sufrido público la pura pulpa, el fruto prohibido del dance. La pasión del baile.


El single promocional, "Happy up here"

Y allí están las divas Lykke, Robyn, Anneli Dreker y Karin Dreijer para elevar la magia del sonido Röyksopp a niveles estatosféricos con sus voces nórdicas y brutales. Salen disparadas de sus gargantas la mecha que hace explotar la dinamita en "Tricky tricky", el próximo himno de las discotecas que se precien de tener buen gusto, o ese paseo en cámara del tiempo por la historia del dark wave llamado "This must be it", para mí lo mejor del disco.

"The girl and the robot", con guiños a Kraftwerk y New Order, te hace sentir aplastado por los pechos-misiles de Afrodita (recuerda, la de Mazinger). "Vision one", con su retorcido minimalismo. "It's what I want", con ese juego de voces que parecen súplicas desde una galaxia perdida... hermano, para qué te sigo contando. Si te gusta la electrónica, el downtempo, los ochentas y el éxtasis estarás de acuerdo conmigo en que es un álbum extraordinario. Si no te gusta el género, empezarás a pensarlo varias veces y eso ya es una derrota.

Tricky tricky.
Röyksopp.
Oslo, Noruega.
Álbum: Junior, 2009.


It's what I want, llamados desde Andrómeda

10 comentarios:

toponel dijo...

Hola, no me canso de escucharlo...esta muy bueno...en tricky tricky reconozco la voz de Karin Dreijer...hizo en esta canción lo que le falto en su fever ray, que es mucho mas denso que lo habitualmente escuchado en the knife....saludos¡¡

Catalina dijo...

Gracias, gracias por el comentario!
Se espera una crónica de su viaje por las Argentinas mi estimado!!!!!!
Y disculpará usté, pero mi querido Fito es imprescindible en mis épocas de aguacero.
Diviértete mucho, trae fotos, trae historias y... nada, un directorio cuando regreses, vale?

leggiere dijo...

Es un discazo, ¿verdad que sí?, yo tampoco puedo dejar de escucharlo, y tienes razón con lo de Karin Dreijer... tenía que estar al lado de estos dos zombies para hacer algo decente. :)

L.

leggiere dijo...

Cata!, tendrá su crónica pero del concierto de Kraftwerk. Y eso sí, muchas fotos del bendito viaje. Lo que nunca me hallarás es una foto con Fito :P

Almarosa Lunazull dijo...

Hola... De nuevo yo por aquí... Tratando de tomar un poco de tus palabras mezcladas con música para hecerme más soportable la rutina... Y bueno, gracias... Siempre logras hacer que me quede horas aquí revisando esta cantidad de entradas interesantes que tienes!!

Me alegra que exista la música y que personas como tú la compartan...

Un abrazo grande... Te espero por mi blog...

Almarosa Lunazull dijo...

Oyee!! lo siento... Tu Blog es uno de los que más disfruto... Pensaba que ya estaba en mi lista... ¡Qué despistada! Lo que pasa es que lo tengo entre mi lista de favoritos del navegador, y siempre entro por ahí... Pero lo acabo de incluir también en mi Blog... Un beso!! Grcias por leerme :)

•Oblivion• dijo...

No se por que siempre escucho melodías escondidas en las canciones de royksopp. Igual, magnífica reseña.

Netomancia dijo...

Amigo, que haría sin usted para enterarme del mundo de la música. Realmente admiro todo lo que sabe y conoce.
Un abrazo!

Cloe dijo...

Uyy que bueno! no lo conocía, gracias por la recomendación.

Saludos!

leggiere dijo...

Almarosa!, muchas gracias por tu generosidad.

Oblivion, es usted un auténtico fan de Royksopp. Escuchar melodías esconcidas en un estilo como el de esta banda no es tarea fácil.

Neto, usted es muy considerado con mis vanos esfuerzos. Se agradece.

Cloe, va para ti.