lunes, marzo 09, 2009

Soap & Skin - Spiracle



Después de escucharla, uno podría imaginar que esta chica de menos de veinte abriles lo ha sufrido todo. Un desengaño doble, la muerte de su perrito, una transmisión de CMD. ¿Demasiado cáustica para sus pocos años? Quizás, pero -hay que reconocerlo- el prejuicio juega aquí partido aparte. A los 18, pienso, los chicos escuchan a Jonas Brothers y creen que Oasis es una gran banda de los 90 que sigue en vigencia. No juegan a Diamanda Galas ni rasgan el piano como P.J. Harvey. Sin embargo hela allí, tocando con algo más que con el método Suzuki. No importa que a veces suene a Evanescense.



Anja Franz Basch y su debut "Lovetune for Vacuum" llegan para colarse en un hueco no aprovechado por la industria musical para adolescentes: el folk-gothic. Y no desmerece el encargo. Por el contrario, su voz metálica, la limpia producción que recrea pasajes fuera de tiempo y la imagen de niña sádica nacida en épocas de la Inquisición son demasiado atractivas para dejarla pasar sin darle una palmadita de aprobación. En la espalda.

Spiracle.
Soap & Skin.
Styria, Austria.
Álbum: Lovetune for vacuum, 2009.


Anja tocando The Sun

5 comentarios:

Anónimo dijo...

a soap & skin la conocí por una excelente compilación de Shitkatapult del año pasado,aun asi, para mi este es uno de los mejores álbumes de este año.
por otra parte...Anja es irresitiblemente hermosa!

leggiere dijo...

Pues hoy estamos de coincidencias :D (y suerte a tuya el haberla conocido).
L.

Anónimo dijo...

Yo la oí por primera vez en las Fiestas de la Merce, en Barcelona este verano, tocando y cantando en directo en un escenario privilegiado como la plaza del rey, y me dejó encandilada, no he olvidado su nombre

leggiere dijo...

Buenísima suerte poder verla en vivo!
L.

Anónimo dijo...

Me enamore de esta mujer que tiño mi corazon de blanco y negro...