jueves, febrero 12, 2009

The Church - Nuevo disco



Sí, todavía hay quienes recordamos a The Church, aquella banda que a finales de los ochentas dejó al mundo con la boca abierta con el antológico "Starfish" y que luego continuó una brillante historia, alejada de las radios.

Este año, el cuarteto liderado por Steve Kilbey vuelve por partida triple. Un nuevo álbum, "Untitled #23", y dos EP: "The Coffee Hounds" y "Pangaea". Retorno a las montañas de guitarras psicodélicas, a la contemplación desde las alturas, al hastío de parajes que nunca terminan (se entiende, es Australia).


Reptile y su intro insuperable

"Untitled #23" se publicará el 6 de marzo y el primer single de los diez que contiene el disco se titula "Happenstance". Este será lanzado para el Día de San Valentín, en un par de mañanas. Será, entonces, melódico y acústico. Se espera algo grande desde las islas.

Foto: Caroline Van Oosten Boer, en Myspace

7 comentarios:

Noelplebeyo dijo...

Espero tenerlo en mis manos prontamente...un fan church

leggiere dijo...

Espero que lo consigas, ya está a la venta. De paso, puedes buscar el reciente disco solista de Kilbey, "Painkiller". Saludos! (de otro fan).

L.

Anónimo dijo...

Starfish..colegui

leggiere dijo...

Tiene usted toda la razón!, una confusión con Bowie. Raro que nadie, ni yo, lo hubiera notado en estos últimos tres meses. Se agradece.
L.

Daniel dijo...

Grupo de grupos... estoy escuchando ahora mismo mi reciéntemente adquirido Untitled-23 y es una maravilla. De momento la que mas me ha llegado es Deadman's Hand. Una maravilla,como casi todo lo que sacan.

leggiere dijo...

No he podido escuchar completo este disco, solo algunos mp3 que se han colado. Pero por lo que dices, lo tengo que conseguir de todas maneras. Saludos!

L.

Anónimo dijo...

Llevo dos años estudiando al detalle el U#23 y no tengo dudas: es un buen disco en el que intentan cosas diferentes, pero según los estándares del grupo está entre lo peor que han hecho. El álbum arranca de forma impresionante pero pincha irremediablemente desde Space Savior para recuperarse en las tres últimas canciones. Una pena porque el hastío de 17 minutos de la mitad (On Angel Street es muy monótona y el estribillo de Sunken Sun lamentable) lastra demasiado el conjunto. Si en lugar de esas canciones hubiesen metido las tres nuevas del single Pangaea (con So Love May Find Us editada), el resultado hubiese sido bastante mejor.