miércoles, diciembre 16, 2009

The Smashing Pumpkins - A song for a son



A veces sueño con canciones para western spaguetties. O con temas cantados por sujetos o chicas con greñas muy largas. Sí, a veces también sueño con que fluyo de las cuerdas y me remonto en el aire de una forma risible, como me pasa cuando tomo ayahuasca. Pero hoy me desperté con un sonido que parecía formar parte de algún disco poco digno de Metallica. O con la continuación forzada de "Disarm" sobre compases de "Starway to heaven". Por hoy olvidaremos las greñas largas. Es Corgan, viajando de regreso, con ninguno de sus compañeros habituales.




A Song For A Son.
The Smashing Pumpkins.
Chicago, Estados Unidos.
Álbum: Teargarden by kaleidyscope, 2009.
Foto: Kristin Burns / Video: betweenrocknnothing

4 comentarios:

Netomancia dijo...

Corgan se convierte en los Smashing, más allá del resto de la banda. Me gusta como sigue sonando, en si, por más que se extrañen los originales, siempre el sonido fue el que quiso el pelado.

Saludos don Leggiere! Como siempre, excelente cada post.

leggiere dijo...

Me parece que el único imprescindible para el sonido que quería Corgan era Chamberlin. Pero, bueno, aquí lo tenemos por si solo.
Saludos!

L.

Netomancia dijo...

Si, es probable, es vital en otros discos, sin embargo en Adore pudo prescindir de él y hoy en día, si bien distinto a los demás, lo considero el mejor trabajo de SP. Claro que son gustos!
Un abrazo don Leggiere!

gatoreloaded dijo...

Suena bien. Siempre me ha llamado la atención la voz de Corgan